Las renovables de uso eléctrico son las que permiten la generación de energía eléctrica para su incorporación a la red; o para autoconsumo, con tecnologías solares, eólica y biomasa, siendo la ventaja de esta última la de ser el único recurso renovable totalmente gestionable.