Recomendaciones para el ahorro energético en hogares

Solo con proponérnoslo e interiorizar ciertas pautas de conducta, entre todos podemos contribuir a reducir el consumo de energía sin renunciar en absoluto al confort.

El uso correcto de la calefacción, el agua caliente, los electrodomésticos, la iluminación o el aire acondicionado, tanto en nuestras casas como en nuestro lugar de trabajo, son claves para el ahorro energético del país: ten en cuenta que los edificios suponen el 30% del consumo total de energía en España.

Calefacción
Recomendaciones par...
  1. Una temperatura de 19ºC con ropa adecuada, es suficiente para mantener el confort de una vivienda.
  2. Apaga la calefacción mientras duermes y, por la mañana, espera a ventilar la casa y cerrar las ventanas antes de encenderla.
  3. Ventilar las viviendas minimizando el impacto en la calefacción. En invierno, suele ser suficiente con abrir las ventanas unos pocos minutos para renovar el aire minimizando la pérdida de calor en casa, y es aconsejable aprovechar al máximo la luz natural.
  4. Cierra las persianas y cortinas por la noche. Evitarás importantes pérdidas de calor.
  5. Coloca válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables; son soluciones asequibles y fáciles de usar, y ahorrarás entre un 8 y un 13% de energía.
  6. Purga tus radiadores al menos una vez al año, al iniciar la temporada de calefacción.
  7. No cubras los radiadores ni pongas ningún objeto obstaculizándolo, porque dificultarás la adecuada difusión del aire caliente.
  8. Si te ausentas por unas horas, reduce el termostato a 15ºC (llamada posición “Economía” en muchos de ellos).
  9. No esperes a que se estropee tu equipo: el mantenimiento adecuado de la caldera individual hará que ahorres energía.
  10. Cuando ello sea posible, por ejemplo, cuando sea necesario renovar los equipos, sustituir los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria actuales por otros que utilicen electricidad mediante bombas de calor (aerotermia, geotermia), o energías renovables (biomasa, solar térmica). 

Sabías que....?

Una variación de 1º C genera un ahorro aproximado de un 7% en climatización. Mediante el uso de aparatos como termostatos o programadores horarios podemos hacer un uso y control más efectivo de la temperatura y de la energía que consumimos.

Refrigeración
Recomendaciones par...
  1. Una temperatura de 27ºC o superior con ropa adecuada, es suficiente para mantener el confort de una vivienda.
  2. Ventilar las viviendas minimizando el impacto en la refrigeración. En verano conviene abrir las ventanas por la noche o a primera hora de la mañana para aprovechar las horas más frescas.
  3. Bajar toldos y cerrar persianas son hábitos eficaces para reducir el calentamiento de nuestra vivienda.
  4. Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort. El movimiento de aire produce una sensación de descenso de la temperatura entre 3 y 5º C y su consumo de electricidad es muy bajo.
  5. Cuando encienda el aparato de aire acondicionado, no ajuste el termostato a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y el enfriamiento podría resultar excesivo y, por tanto, un gasto innecesario.
  6. Limpie el filtro de su equipo de aire acondicionado periódicamente.
  7. Si tiene que renovar su equipo de aire acondicionado, pero necesita refrigerar y también calefactar su casa, compre un equipo tipo bomba de calor, que tenga etiqueta energética A o superior

Sabías que....?

El mantenimiento del sistema de aire acondicionado es fundamental si queremos que nuestro equipo funcione de forma adecuada y eficiente. Si nota que su equipo empieza a proporcionarle menos frío puede ser síntoma de una avería o una fuga de refrigerante.

Las revisiones periódicas pueden ahorrar energía y aumentan la vida de nuestro aparato.

Recomendaciones prácticas para el aislamiento de la vivienda
Recomendaciones prá...
  1. Si vas a construir o rehabilitar una casa, no escatimes en los cerramientos exteriores (ventanas y balcones). Ahorrarás dinero en climatización y ganarás en confort.
  2. Instala ventanas con doble cristal, o doble ventana, y en el caso de carpinterías de aluminio que éstas tengan rotura de puente térmico.
  3. Procura que los cajetines de las persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aislados.
  4. Detecta las corrientes de aire; sujeta una vela encendida junto a ventanas, puertas o donde creas que se producen infiltraciones de aire.
  5. Si se filtra aire por puertas y ventanas, tapa las rendijas con medios sencillos y baratos como silicona, masilla o un burlete.
  6. Si tienes chimenea, cierra el tiro cuando no la utilices.

Sabías que....?

Es muy importante tener la casa bien aislada (lo ideal son ventanas con doble vidrio y marcos con rotura de puente térmico). Así, la demanda de energía será más baja y se reducirán las pérdidas de calor.

Agua caliente y energía
Agua caliente sanit...
  1. Los sistemas con acumulación de agua caliente son más eficaces que los sistemas de producción instantánea y sin acumulación.
  2. Es muy importante que los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución de agua caliente estén bien aislados.
  3. Si tiene que renovar su termo eléctrico compre el que tenga etiqueta energética A o superior.
  4. Racionaliza el consumo de agua: no dejes los grifos abiertos inútilmente (en el afeitado, o mientras te cepillas los dientes).
  5. Ten en cuenta que una ducha consume mucho menos que un baño (unas cuatro veces menos agua y energía).
  6. Una temperatura entre 30ºC y 35ºC es suficiente para sentirse cómodo en el aseo personal.
  7. Los goteos y fugas de grifos o cisternas pueden suponer una pérdida de 100 litros de agua al mes. ¡Evítalos!
  8. Emplea cabezales de ducha de bajo consumo. Disfrutarás de un aseo cómodo, gastando la mitad de agua y, por tanto, de energía.
  9. Coloca reductores de caudal (también llamados aireadores) en los grifos.
  10. Si cambias tu ducha, elige una con grifos reguladores de temperatura. Ahorrarás entre un 4 y un 6% de energía.
  11. Si cambias algún grifo, elige uno monomando; es mucho más eficiente que tener dos grifos independientes para el agua fría y caliente

Sabías que....?

Las instalaciones solares térmicas son fiables, tienen una larga vida útil (25 años) y ahorran mucha energía, ya que reducen el consumo de otros combustibles (gasoil, gas natural, electricidad) durante la mayor parte del año.

El Código Técnico de la Edificación (CTE) obliga a instalar en todas las viviendas nuevos sistemas de producción del agua caliente sanitaria para que un porcentaje mínimo del 60 % se cubra con fuentes renovables, (solar térmica, aerotermia, hidrotermia, geotermia, biomasa, etc.) o procesos de cogeneración renovables, a elegir por el proyectista en función del tipo de vivienda y de su ubicación. 

Si tu vivienda es más antigua, también puedes plantearte instalar captadores solares térmicos u otras energías renovables térmicas y proponérselo a tu comunidad de vecinos pudiendo aprovechar las numerosas ayudas existentes.

Iluminación
Iluminación LED viv...
  1. Aproveche al máximo la luz natural apagando la luz de las zonas iluminadas de manera natural y siempre que haya espacios abiertos o paredes acristaladas que contribuyan a una vigilancia pasiva. Ninguna otra luz blanca es tan poco dañina para la vista.
  2. Utiliza colores claros en paredes y techos: aprovecharás mejor la luz natural y necesitarás menos alumbrado eléctrico.
  3. No dejes luces encendidas en habitaciones que no estés utilizando.
  4. Reduce al mínimo la iluminación ornamental en exteriores.
  5. Mantén limpias las lámparas y las pantallas, aumentarás su luminosidad, sin aumentar la potencia.
  6. Sustituya las bombillas incandescentes y halógenas por tecnología LED, ya que emplea una potencia diez veces menor que las incandescentes y tienen una vida útil diez veces mayor, ahorrando más de un 80% de la energía.
  7. Adapta la iluminación a tus necesidades y da preferencia a la luz focalizada: además de ahorrar, conseguirás ambientes más confortables.
  8. Si puedes, coloca reguladores de intensidad luminosa: ajustará el nivel de luz a sus necesidades y ahorrarás energía.
  9. Si por motivos de seguridad decide dejar una luz encendida en casa, conéctela a un programador con un horario de encendido y apagado adecuado.
  10. En vestíbulos, garajes o zonas comunes, es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.
     

Sabías que....?

Es un falso mito pensar que dejar las luces encendidas consume menos energía que encender y apagar el interruptor cada vez que se usan. En ningún caso y con ningún tipo de luz.

Un buen sistema de iluminación es aquel que proporciona suficiente luz en el lugar correcto y en función del uso que se dé a cada espacio. Para evitar el despilfarro, la iluminación debe ser energéticamente eficiente. Sustituir las lámparas y bombillas por otras de tecnología más eficiente puede suponer unos ahorros superiores al 80 %, manteniendo el confort lumínico.

Electrodomésticos
Consejos prácticos ...
  1. No introduzca nunca alimentos calientes en el frigorífico: si los deja enfriar fuera, ahorrará energía.
  2. Ajuste el termostato para mantener una temperatura de 5ºC en el compartimento de refrigeración y de -18ºC en el de congelación.
  3. Abra la puerta lo menos posible y cierre con rapidez: evitará un gasto inútil de energía. Se desperdicia un 7% de la energía que consume el frigorífico con aperturas de puerta prolongadas.
  4. Al instalar su nuevo frigorífico, asegúrese de colocarlo de manera que permita un flujo de aire correcto, sin obstruir las aberturas o rejillas de ventilación. Sin una correcta ventilación, un frigorífico no puede funcionar o enfriar su interior correctamente. La mala ventilación perjudicará el rendimiento y la eficiencia de su aparato y puede causar un mayor consumo de energía. 
  5. Usa la lavadora, el lavavajillas y la secadora a su máxima capacidad: ponlos solo cuando estén llenos y, preferiblemente, en los programas económicos o de baja temperatura.
  6. Seque la ropa al sol o centrifúguela, ya que el centrifugado gasta mucho menos energía para secar la ropa, que utilizando una secadora.
  7. Evita aclarar los platos antes de ponerlos en el lavavajillas. Para aprovechar al máximo el ciclo de lavado, retire los restos de comida de los cubiertos y de la vajilla, y tírelos al cubo de basura antes de colocar éstos en el lavavajillas.
  8. Utilice el lavavajillas mejor que lavar a mano: utilizar un lavavajillas consume 10 veces menos agua que lavar la vajilla a mano. 
  9. Al cocinar, gestiona con eficiencia los recursos. Por orden de menor a mayor gasto: microondas, olla a presión, cocina y en último lugar, el horno eléctrico.
  10. No uses el horno para cocinar pequeñas cantidades de alimentos, ni para recalentar o descongelar. Es uno de los electrodomésticos que más consume.
  11. En el horno, utilice la opción de cocción con ventilador. Así podrá ajustar el horno a una temperatura inferior, en comparación con la opción de cocción estática (sin funcionamiento del ventilador).
  12. Haga del precalentamiento del horno una excepción, no una regla. Para tiempos de cocción largos, puede apagar el horno 10 minutos antes del final de cocción y utilizar el calor residual para que se termine de cocinar.
  13. En la zona de vitrocerámica, fuego de gas o placa de inducción: cubra las cacerolas con tapas adecuadas y levántelas lo menos posible;  cocine con poca agua; elija recipientes adaptados a la cantidad de comida así como la zona de cocción que se adapte mejor al recipiente elegido.
  14. Aprovecha el calor residual: si tu placa es una vitrocerámica puedes aprovechar el calor residual y apagarla 5-10 minutos antes de retirar el recipiente, se acabará de cocinar con el calor que sigue desprendiendo.
  15. Las placas de inducción consumen menos electricidad que las vitrocerámicas.
  16. En el uso de las campanas extractoras, utilice las velocidades de extracción más bajas y mantenga los filtros limpios.
  17. Evita el consumo fantasma provocado por el modo stand-by en televisores, ordenadores, consolas, equipos de música, etc. Enchúfalos a una regleta con interruptor y apágalo cuando no los uses.
  18. Cuando adquieras un electrodoméstico nuevo, ¡elige el que tenga etiqueta energética A o superior!

Sabías que....?

Desconectar los electrodomésticos al ausentarse de casa por un período largo (vacaciones). Especialmente el frigorífico-congelador que consume hasta el 30% del total del consumo de electrodomésticos de la vivienda.

Además de información relativa al consumo, la etiqueta energética incluye otros datos relevantes del equipo a tener en cuenta. Por ejemplo, la etiqueta energética de una lavadora incluye además del consumo anual (kWh), el consumo anual de agua, los kilos de ropa que puede lavar, la eficiencia del centrifugado y su nivel sonoro.

Al igual que ocurre con la iluminación, en el mercado existen electrodomésticos que a igualdad de prestaciones pueden presentar oscilaciones en el consumo energético superiores al 80 %. Estas diferencias de consumo, a lo largo de su vida útil, suponen un coste tan alto como innecesario.

Para que los consumidores conozcan la eficiencia de los productos, la Unión Europea creó en 2021 una nueva normativa específica y única sobre Etiquetado Energético. En ella han desaparecido las clases A+, A++ y A+++, que generaban cierta confusión, y se identifican únicamente con una letra, desde la A para los más eficientes hasta la G para los que más consumen.

Antes de adquirir un electrodoméstico, es fundamental comprobar detalladamente toda la información de su etiqueta energética y compararla con otros aparatos similares, para saber cuál es la compra más eficiente.

Por qué apostar por el autoconsumo
Autoconsumo
  1. El ciudadano participa activamente en la transición energética al generar su propia electricidad.
  2. Es una energía 100% renovable, ilimitada y gratuita.
  3. Evita el uso de fuentes de energía contaminantes y la emisión de gases de efecto invernadero, contribuyendo a mejorar la calidad del aire.
  4. Reduce la factura de la electricidad de forma considerable.
  5. Beneficia a la economía, ya que implica la creación de empleo directo, cualificado y local, y contribuye a fortalecer la competitividad de las empresas.
  6. Reduce la dependencia energética de las compañías eléctricas y los cambios en las tarifas.
  7. Las tecnologías renovables se han abaratado mucho. La fotovoltaica, en especial, ha reducido sus costes en los últimos años y continúa su tendencia decreciente, lo que permite una amortización más rápida de las instalaciones.
  8. Instalación sencilla y modular: no requiere grandes inversiones ni obras.
  9. Requiere poco mantenimiento.
  10. Genera empleo cualificado y riqueza para el país. Ahora mismo hay una enorme demanda de profesionales cualificados para llevar a cabo las instalaciones de autoconsumo en toda España.

Sabías que....?

España, con alrededor de 300 días de sol anuales, es uno de los países más privilegiados de Europa por disponer de un excelente recurso renovable, ilimitado y gratuito: la energía solar. Esta energía puede ser convertida en electricidad para consumo propio.

El autoconsumo permite a los ciudadanos generar y consumir su propia electricidad renovable, generada mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos en su hogar, local, comunidad de vecinos o crear una comunidad energética.

Parte del consumo eléctrico de la vivienda o comunidad se cubre con la energía generada por la instalación de autoconsumo, lo que supone un ahorro directo en la factura eléctrica, menor dependencia de los cambios de precios de la electricidad y un menor consumo de energía fósil, lo que contribuye a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.

La instalación de autoconsumo se conecta a la red eléctrica, de manera que cuando está generando energía (por el día) se consume directamente. Si no se consume toda la energía generada, la energía sobrante (excedente) puede almacenarse en baterías si la instalación cuenta con ellas, o volcarse a la red, recibiendo por ella un importe económico en compensación, bien en forma de un descuento en la factura eléctrica o bien como una venta de energía en el mercado.